Exigen justicia en caso de joven gay encarcelado por homofobia

Por • 21 Oct 2014 • Arcoiris, Por mis derechos

Un joven homosexual permanece en la cárcel acusado de asesinar a su pareja. La familia y sus defensores argumentan que hubo prejuicios homofóbicos, violaciones a sus derechos humanos y discriminación al dictarle sentencia. Piden que el caso sea atraído por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

Reclusorio Sonora

  • Piden revisión del caso de Oscar con una mirada antidiscriminatoria
  • Las pruebas periciales comprueban la inocencia del inculpado, afirma abogado
  • Hubo violación al derecho al debido proceso y trato discriminatorio

México, DF, octubre 21 de 2014 (Leonardo Bastida Aguilar/NotieSe).- Ante los prejuicios homofóbicos en contra de Oscar Manuel Ramírez Siordia, joven gay de entonces 23 años, quien fue condenado a 27 años y seis meses de prisión debido a que los jueces consideraron que el asesinato de su pareja tuvo un “carácter pasional” a pesar de saber que existía un asesino confeso, familiares, activistas y abogados exigieron al Quinto Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Penal, encargado de la revisión del caso, impartir justicia sin prejuicios por la orientación sexual del interesado.

En conferencia de prensa, Javier Cruz Angulo Nobara, director de la Clínica de Interés Social del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y abogado defensor, explicó que la inocencia de Oscar es latente, ya que existe la confesión de una persona que señaló que ahorcó a la pareja de Oscar. El litigante sostuvo que los estudios periciales estuvieron mal elaborados y sin cadena de custodia, que hubo interpretaciones indebidas de la necropsia y que Oscar estaba en su casa en al momento en que se cometió el delito.

Para el abogado, la situación refleja que los grupos históricamente vulnerables tienen una doble vulnerabilidad en el sistema de justicia porque al momento de analizar casos que involucran apersonas no heterosexuales, salen los prejuicios de los jueces.

Reflejo de esto, indicó, es que cuando se investiga el asesinato de una persona homosexual, en 85 por ciento de los casos se culpa inmediatamente a la pareja de la víctima.

En este caso, mencionó que pesar de que Noé, el verdadero culpable del homicidio, fue capturado, Oscar fue considerado como culpable debido a que los jueces concluyeron que él y Noé eran cómplices.

Por su parte, Alejandro Brito Lemus, director de la asociación civil Letra S, Sida, Cultura y Vida Cotidiana,  señaló que de acuerdo con la experiencia de la organización en cuanto a la investigación de crímenes de odio por homofobia, a lo largo de los años se ha mostrado que los procesos judiciales están obstaculizados por el prejuicio hacia la orientación sexual o identidad de género de las personas.

El representante de la organización que pide la revisión del caso señaló que el hecho de considerar a los asesinatos contra homosexuales como pasionales obstruye la impartición de justicia porque dicha categoría responsabiliza a la víctima de la situación y conduce a inculpar a inocentes de su asesinato.

Por esta razón, indicaron los ponentes y Guadalupe Siordia, madre de Oscar, se solicita la liberación de Oscar debido a que hay irregularidades que atentan contra su derecho al debido proceso y a que, se piensa, hubo trato discriminatorio por parte de los jueces debido a su orientación sexual.

Asimismo, demandaron que el Quinto Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Penal, el cual estará encargado de revisar el caso tras la obtención de un amparo, se ciña al Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género, promovido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y responda a la «oportunidad histórica» de resolver por primera vez, bajo una nueva mirada, más incluyente y sin discriminación, el caso de Oscar.

En la conferencia, también participo Guadalupe Siordia, madre del involucrado, quien tras leer una carta enviada por su hijo desde el Reclusorio Oriente, clamó por justicia.

Cronología de hechos del caso de Oscar Ramírez Siordia:

–          6 de julio de 2010. Oscar acude a casa de su pareja para comer. Abandona el departamento alrededor de las 7 de la noche cuando su pareja y un hombre desconocido llegan al lugar.

–          7 de julio de 2010. Oscar llega por la mañana a casa de su pareja y descubre su cuerpo tirado en el piso de su recámara, llama a la familia de su pareja y a la policía, la cual lo conduce al Ministerio Público en calidad de testigo y de ahí pasa a calidad de presunto responsable, permaneciendo bajo arresto.

–          3 de agosto de 2010. Se le dicta el auto de formal prisión como probable responsable del delito de homicidio calificado.

–          9 de agosto de 2010: Se detiene a Noé, de 19 años, como probable responsable del ilícito de homicidio calificado. En su declaración, confiesa que tuvo una cita con la víctima la noche del crimen. Confiesa haber discutido con la víctima en su recámara porque se arrepintió de tener sexo con él a cambio de dinero, como habían convenido. Aceptó haber sometido a la víctima y, luego de aplicarle una llave conocida como “mataleones”, dejarla tirada en el piso. Antes de salir del departamento, se lleva una laptop y un celular.

–          5 de enero de 2012: El Juzgado Cuadragésimo Noveno Penal del Distrito Federal dicta sentencia definitiva contra Oscar Ramírez Siordia y Noé como penalmente responsables del delito de homicidio calificado (cometido con traición y ventaja) y se les condena a una pena de 27 años y seis meses de prisión.

–          9 de enero de 2012: La defensa de Oscar interpone un recurso de apelación en contra de la sentencia.

–          16 de abril de 2012: El Tribunal Superior de Justicia del DF confirma la sentencia y niega el amparo.

–          Julio de 2014: Se presenta la demanda de juicio de Amparo Directo ante el Tribunal Colegiado del Primer Circuito en Materia Penal.

–          Octubre de 2014: El Tribunal Colegiado admite el Amparo con número 415/2014 y lo turna al Quinto Tribunal Colegiado en materia Penal del Primer Circuito.

 

Nos interesa tu opinión