Las Drag Queen se rebelan contra Facebook

Por • 25 Sep 2014 • Arcoiris, Por mis derechos

Primero, la red social anunció que ampliaría las opciones de identidad de género para que sus usuarios y usuarias se expresaran mejor sobre sí mismos, pero recientemente tomó la decisión de cerrar cuentas que no tengan los nombres reales de las personas, lo cual afecta a la población LGBT.

Sister Roma

 Retrato de Sister Roma. Foto: Dough Kaye (www.flickr.com/photos/dkaye)

 

Por Johannes Schmitt-Tegge (dpa)
San Francisco, Cal., E.U.- “Rqwerpojasdlfjasöo” es un nombre de pila con el que uno se puede registrar en Facebook como nuevo usuario. La pregunta es si con él se puede crear un perfil, pues ahora Facebook exige a los usuarios que empleen su nombre verdadero en un intento de evitar que haya usuarios que se registren con un pseudónimo. Toda esta polémica por el verdaderonombre en la red global ha abierto desde hace tiempo en debate sobre una cuestión delicada pero crucial.

Sister Roma se vio obligada a revelar su verdadera identidad a raíz de la política de la red social. Así, sus cerca de 5.000 amigos en Facebook y
los más de 4.000 abonados supieron quién era. Esta “drag queen” ha paseado con orgullo durante tres décadas su nombre artístico en San Francisco, una ciudad liberal. “Soy conocida con ese nombre desde hace 27 años”, señala. Pero después de que su perfil en Facebook fuese bloqueado y se exigiese su nombre oficial, se la puede localizar como Michael Williams, el nombre que figura en su pasaporte.

Y no fue la única. “Todos los perfiles de Facebook cayeron como moscas”, dijo Roma de sus conocidos en la comunidad LGBT, que agrupa a
homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales. Usuarios de Nueva York, Los Ángeles y Seattle le escribieron señalando que les ocurrió lo
mismo.

Para muchas “drags”, que no sólo gozan de una identidad artística en los espectáculos que ofrecen sino también online, la política de la red social ha sido todo un mazazo. Heklina, BeBe Sweetbriar, Lady Bear y Anna Conda se han visto obligadas a cambiarse de nombre. También los transexuales se han quedado sin la identidad con la que quieren vivir.

Y eso que antes Facebook había ganado puntos con ellos al anunciar que además de masculino o femenino en los géneros iba a incluir más opciones como andrógino, trans o drag. Así los usuarios podrían expresar mejor su identidad, dijeron. Sin embargo, la política del nombre verdadero choca frontalmente con todo ello.

La lista de afectados es mucho mayor. Profesores, médicos y terapeutas, pero también mujeres, que sufrieron abusos sexuales o fueron acosadas, tienen razones de peso para no dar su verdadero nombre en Internet. “He sido expulsada porque un estudiante encontró una foto mía que no le gustó y se quejó ante el presidente de la universidad”, relató Sheila Addison, que ahora da clases en la universidad Capella, en Minnesota, y trabaja también como terapeuta familiar y matrimonial.

Sus pacientes podrían interesarse en exceso por su vida privada y enterarse en la red de su vida. Sin embargo ella considera importante
seguir siendo “neutral” para sus pacientes.

“Facebook es una comunidad en la que los usuarios emplean su verdadera identidad”, argumenta la empresa su normativa. El nombre verdadero, tal como aparece en la tarjeta de crédito, la licencia de conducir o el carnet de estudiante contribuye a “la seguridad de nuestra comunidad”. Además, se trata de no dejar espacio alguno a los usuarios irresponsables que difaman amparándose en un nombre falso.

No obstante, lo que se permiten son los alias, aunque en el perfil aparecen entre paréntesis debajo del nombre original. Lo que no se puede hacer más es esconder el nombre verdadero. Y sí se puede crear una página adicional de fans, para crearse otra identidad, señala un portavoz de la red.

Pero precisamente para eso están las opciones de la esfera privada, dijo la socióloga Ryan Caldwell, quien considera injusto que famosas cantantes como Madonna no se vean obligadas a cambiar su nombre artístico por el verdadero. “Sólo porque uno haya nacido con un nombre que otro te puso, no significa que tú te sientas atado a él”. Muchas personas se han creado una identidad que constituye una importante “ampliación de si mismos”, dijo.

Un usuario nacido en Hawai tuvo que cambiar de nombre en Facebook a pesar de que introdujo el nombre que aparece en su partida de nacimiento. Probablemente el segundo nombre de Chase Nahooikaikakeolamauloaokalani Silva resultaba tan extraño que su cuenta de facebook fue bloqueada. “Estoy enojadísimo”, escribió tras verse obligado a reducir su nombre a la letra inicial, N, y eso que su nombre tiene una longitud nada inusual en Hawai. “Estoy orgulloso de ser hawaiano y quiero lucir mi verdadero nombre hawaiano”, dijo.

Sister Roma fue invitada con otras “drag queens” a Facebook. Pero la visita no le hizo cambiar de opinión. La red social rival Google Plus, aunque mucho más pequeña, reaccionó a protestas similares de sus usuarios y en julio de este año pidió disculpas y eliminó todas las trabas en la elección del nombre.

Nos interesa tu opinión