Surge nueva posibilidad de vacuna curativa del VIH

Por • 17 Sep 2013 • VIHtral

Una vacuna contra el Virus de la Inmunodeficiencia Simiesca, similar al VIH, se probó en 16 monos rhesus. La vacuna protegió sólo a nueve, pero hizo algo nunca antes visto: lentamente “limpió” el virus de estos monos hasta el punto de que parecen haberse curado.

Prueban en monos una inmunización que erradica un virus similar al VIH

The New York Times*

Una vacuna exitosa entre el camino frustrante de la investigación para combatir el VIH ha sacudido a los investigadores de todo el mundo. El doctor Louis J. Picker, científico de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, Estados Unidos, halló la forma de curar a nueve monos infectados con el Virus dela Inmunodeficiencia Simiesca (VIS), un resultado nunca antes conseguido y que representa una gran esperanza para la cura del VIH.

El estudio, publicado en el más reciente número de la revista Nature, consistió en probar una vacuna en 16 monos rhesus que fueron infectados con el VIS, condición que, normalmente, los habría llevado a una muerte segura. La vacuna experimental protegió sólo a nueve de ellos, pero también hizo algo nunca antes visto: lentamente “limpió” el virus de estos monos hasta el punto de que parecen haberse curado. “Tres años después, no puedes distinguirlos de otros monos sanos”, dijo el doctor Picker.

Sobre esto, el doctor Anthony Fauci, titular del Instituto Nacional de Alegria y Enfermedades Infecciosas –también de Estados Unidos–, calificó este efecto como “único”. Por su parte, el doctor Barton Haynes, director del Instituto de vacunas Humanas en la facultad de medicina de la Universidad Duke afirmó que es “en extremo importante comprender cómo se ha logrado esto”.

Con frecuencia los científicos prueban ideas de potenciales vacunas contra el VIH creando unas similares contra el VIS. No obstante, nunca antes una vacuna había eliminado una infección existente. En ese sentido, el efecto de la vacuna del doctor Picker es menos parecido al de las vacunas contra la rubeola o la influenza que al efecto de las curas del sida empleadas en casos famosos, como el del paciente de Berlín o el bebé de Mississipi.

El paciente de Berlín, Timoty Ray Brown, se infectó de VIH y se curó sólo al eliminar su sistema inmunológico para vencer a la leucemia, por lo que sustituyó su médula ósea por la de un donador que poseía una mutación genética muy rara que bloquea la infección por VIH. El llamado bebé de Mississippi nació de una madre con VIH y aparentemente se curó con una dosis temprana y prolongada de medicamentos antirretrovirales.

En ambos casos, el VIH parece no haber dejado residuos en los organismos, pero es imposible estar seguro de ello pues no puede examinarse cada reducto de tejido corporal. Al trabajar con monos, el doctor Picker pudo hacer algo que sería impensable en humanos: hizo necropsias, trituró cada órgano y tomó 240 muestras de cada uno para estar seguro de que no presentaban ningún virus latente o escondido.

¿Cómo funciona?

La estrategia de elaborar vacunas a partir de debilitar al virus que causa el sida ha fallado porque el virus muta cientos de veces más rápido que la cepa más mutante del virus de la influenza. En la vacuna del doctor Picker, los genes de VIS se fusionaron con los de otro virus: el citomegalovirus (perteneciente a la familia del herpes pero distinto a sus familiares que causan lesiones labiales o genitales).

La fusión del VIH se ha intentado con adenovirus y otros tipos de virus, pero el citomegalovirus parece funcionar mejor. No está del todo claro por qué, pero una teoría es que el citomegalovirus tiene una larga historia infectando primates –tanto como que 100 por ciento de los monos y cerca de 80 por ciento de los humanos lo adquieren en algún momento de sus vidas. Así, los primates nos hemos adaptado a él. Aunque el virus puede ser letal para los fetos y personas con un sistema inmunológico suprimido por el sida o por los medicamentos usados luego de los trasplantes, en la mayoría de la gente no causa síntomas. El cuerpo responde al citomegalovirus más lenta y calmadamente que como lo hace, por ejemplo, ante el virus de la influenza.

Como en cualquier infección, el timo, órgano del sistema linfático, genera nuevas células inmunológicas CD8, destinadas a combatir un tipo específico de virus. Pero en el caso de la vacuna del doctor Picker esas células permanecen en un inusual estado de “media alerta”. Una respuesta inmune a toda máquina eventualmente agota al organismo y puede ser peligroso. Por ejemplo, los humanos que llegan a adquirir el virus H5N1 de la influenza aviar a menudo mueren por la respuesta inmune en sí misma, ya que producen una gran cantidad de células CD8 y otras que deberían ser salvadoras y las envían hacia el tejido pulmonar, buscando pelea.

Aquel estado de “media alerta” es un elemento que el doctor Picker ha calificado de kafkiano: células CD8 inactivas merodean sin rumbo fijo, mientras las que están totalmente alertas funcionan como grupos de choque. Pero las células CD8 “medio activadas” permanecen en los tejidos, eliminando a sus objetivos silenciosamente, sin causar inflamaciones o siquiera una ligera fiebre. Cuando los genes del VIS se fusionan con el citomegalovirus, las células CD8 matan también a las células infectadas con el VIS.

Dado que ha probado proteger solamente a monos, es mejor usar esta nueva técnica en estrategias combinadas. Por ejemplo, dijo el doctor Fauci, puede ser suministrada junto con una vacuna que genere anticuerpos contra el VIH “y tal vez eliminar las células que pueden traspasar el escudo del anticuerpo”. Como alternativa, la vacuna debería ser suministrada a pacientes infectados que están en tratamiento antirretroviral para ver si puede limpiar los reservorios del virus.

Podría tomar hasta tres años para tener una versión lista para experimentar en humanos, estimó el doctor Picker.

“La pregunta que queda es ¿por qué sólo la mitad?”, cuestionó el doctor Mike McCune, investigador de sida de la Universidad de California, San Francisco, refiriéndose a la cantidad de monos que fueron protegidos durante el experimento del doctor Picker. Con demasiada frecuencia, los avances sobre el sida que funcionan en numerosos monos no funcionan en muchos humanos. “No todos los monos son iguales”, dijo McCune. “No hay tanta endogamia como en los ratones, pero muchas veces los monos vienen de las mismas familias, tiene la misma dieta… ¿Quién sabe qué pasaría si esto se prueba en humanos?”

*Traducción del artículo ubicado en http://www.nytimes.com/2013/09/17/science/new-hope-for-hiv-vaccine.html?_r=0

Un comentario to “Surge nueva posibilidad de vacuna curativa del VIH”

  1. emilio dice:

    creo que todos los infectados por este tipo de virus devieramos de contribuir de todo el mundo creo que son mas de 200 millones y hecr donativos y juntar esfuersos para investigadores como este señor ya que si cada uno de nosotros donara unos 20 dolares tuvieran estos cientificos para descubrir inmediatamente y erradicar por conpleto el virus y ellos podrian tener fondos de sobra para trabajar y descubrir en tienpo record esta vacuna en el hombre no creen que seria en poco tienpo con todos estos recursos desde hace mucho tienpo atras se hubiera descubierto la vacuna para esta enfermedad . claro que seria mas facil. cren un fondo para donar dinero para que esta enfermedad sea erradicada lo mas pronto posible.

Nos interesa tu opinión