Construyendo mi vida sexual con responsabilidad

Por • 03 Sep 2013 • Arcoiris, Cuerpo sano

Este 4 de septiembre es el Día Mundial de la Salud Sexual. Las y los jóvenes diversos también pueden ejercer una sexualidad libre y sana. Lee cómo en este relato de los grupos de crecimiento para jóvenes gays y lesbianas «Cuenta Conmigo».

Ilustración: rainbowrita.devianart.com

Por Owen Hugo César

Una pesadilla horrible no me deja despertar, un estremecimiento recorre mi cuerpo, monstruos espantosos me atormentan y deseo gritar con todas mis fuerzas para ser rescatado. En mi mente pasa cada uno de los hombres con los que he estado. De muchos no sé sus nombres, de otros prefiero no nombrarlos. Son sombras en mi vida imborrables, desconocidos, placeres pasajeros que no vuelvo a ver.

Es una mañana fría. El cielo está nublado y el ambiente es sombrío. El agua de la regadera cae sobre mi cuerpo. Todo él es mojado poco a poco. Siento mis manos recorrer mi cuello, mi abdomen, mis piernas, mi espalda, mi cabeza, mis brazos, mi cara y mi sexo. Reconozco cada parte de mi cuerpo mirándome en el espejo. Me veo a mí mismo, los cambios que he tenido, las partes de mi cuerpo que antes no había visto.

Me cubro de los pies a la cabeza para salir de casa. Voy caminando a mi grupo de crecimiento Cuenta Conmigo. Pienso y no dejo de pensar en el tema que veremos hoy. ¿Cómo vivimos nuestra vida sexual? Mi vida sexual ha sido como la de muchos otros. ¿O no? Mis pasos cada vez son más firmes y convincentes. Estoy muy seguro de lo que hice y de lo que hago. Nadie va a juzgarme por mis prácticas sexuales. Estoy en un grupo de diversidad sexual, donde todos y todas respetamos lo que dice el otro.

El momento ha llegado y lo primero que nos cuestionamos es quiénes tienen una pareja estable. Muy pocos alzan las manos. Una joven comenta que el amor se ha perdido en nuestra comunidad, que ahora los jóvenes solamente buscan placer en muy temprana edad. Hay otras voces que dicen que eso no es cierto, que no se debe generalizar porque muchos siguen esperando ese único amor de su vida y por eso siguen solteros o solteras.

Son un chico y dos chicas los que dicen tener pareja. Las chicas son pareja y ambas dicen ser muy felices. El chico dice que su actual novio no lo trata de la mejor manera y no sabe si seguir con él o dejarlo. Los y las demás opinan que lo deje y se busque alguien mejor, otros opinan que debería solucionar sus problemas platicándolo con su novio.

Nos cuestionamos el significado de ser novios, de ser pareja. En el diccionario “novio” tienen un significado de compromiso nupcial o reproductivo, mientras que “pareja” es una relación de acompañamiento de placeres afectivos y sexuales igualitario entre quienes conforman la relación. Muchos y muchas se ponen a pensar en lo que en verdad desean tener en una relación.

Ahora pasamos a esa parte de vida sexual que cada quien ejerce. Nuestras participaciones son voluntarias y cada quien dice lo que quiere compartir. Algunos y algunas hablamos sobre nuestra vida sexual. Yo comento como he tenido múltiples parejas sexuales a lo largo de mi vida desde los 15 años. Cómo fueron mis inicios y con quien, de qué manera me protegía en las prácticas sexuales y me cuidaba en los lugares donde iba.

Muchos y muchas se sorprenden por los lugares de encuentros sexuales, de las maneras de ligar y de las prácticas sexuales. La sexualidad suele estar en riesgo cuando no sabemos qué, cómo, dónde y con quién hacerlo. Tener más información sobre como tener una vida sexual sana ayuda para tener menos complicaciones en nuestra vida.

Existen extorsiones y abusos en diversos lugares de encuentro y de ligue por otros y otras que pertenecen a la comunidad, personas homofóbicas o por las propias autoridades. Uno debería aprender a defenderse ante sus atacantes desde el momento de detectar que uno está en peligro. Las conversaciones con personas desconocidas en internet y las citas en lugares solos y oscuros son solo algunos de los mayores peligros.

Mucho influye dónde conocemos a nuestros ligues para saber lo que están buscando. Aunque todos y todas decimos que no todos somos iguales. El conocer a un chico en el metro no quiere decir que sea un promiscuo o el conocer a una chica en una fiesta no quiere decir que sea una libertina, como tampoco el conocer a un chico en la biblioteca o a una chica en una campaña educativa los hace los seres más educados.

La sociedad nos juzga y nos cataloga por nuestras acciones y muchas veces somos más que una simple etiqueta. Es mejor conocer a los hombres y mujeres por quienes son en verdad y no por lo que los demás dicen sobre ellos. La gran mayoría creemos que el dejarnos conocer tal y como somos puede ser parte de ese cambio favorable para recuperar esa parte afectiva que se está perdiendo.

Finalmente llegamos a esa parte que muchos y muchas desconocemos y nos da miedo. Las infecciones de transmisión sexual: un tema muy amplio y complejo para abordarse en una sesión. Pero hablamos principalmente de cómo podemos cuidarnos para evitar infectarnos y qué es lo que conocemos sobre estas infecciones: cómo se adquieren y sus principales síntomas.

Sale una serie inmensa de infecciones transmitidas por diferentes lugares: boca, ano, pene, vagina, ojos, sangre, manos, durante el embarazo y hasta por la ropa o espacios. Las infecciones de transmisión sexual pueden transmitirse por prácticas sexuales de riesgo o por otras razones.

El uso de métodos anticonceptivos reduce o impide la fecundación en la mujer, pero algunos, como el condón, también ayudan a evitar adquirir estas infecciones, se viva con una o con varias parejas.

Para todas aquellas personas que tienen alguna infección de transmisión sexual también existen tratamientos para ser curados o controlados. Hay diversos lugares que ayudan con dándoles asesorías psicológicas y médicas para tomar tratamientos.

En México se han creado diversas asociaciones y campañas para realizar diagnósticos oportunos de VIH/sida y otras infecciones para que las personas se atiendan cada vez más rápido y se eviten más muertes. La decisión de cuidarse y protegerse es de uno mismo. La información existe y puede seguirse para tener una vida sexual más sana y próspera.

Fue una sesión muy cansada pero enriquecedora por toda esta información. Ahora salgo más tranquilo sobre mí mismo y mis prácticas sexuales. Aprendí más sobre cómo cuidarme y no estar en riesgo y dónde puedo acudir a pedir más información cuando tenga duda.

Una relación de pareja puede ser mejor cuando ambos queremos y cuidamos nuestros cuerpos haciéndolo responsablemente y con cariño. El cambio lo generamos por nosotras y nosotros mismos. Recuperemos esos lazos afectivos y creemos mejores ciudadanos para nuestra sociedad.

Nos interesa tu opinión