Alguien con quien contar

Por • 16 Ago 2013 • Arcoiris

En esta crónica, Owen Hugo nos relata cómo ha sido su experiencia en Cuenta Conmigo, un espacio de crecimiento al que se pueden acercar las y los jóvenes gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Por Owen Hugo César Martínez

Estoy en un momento de mi vida en el que deseo ser escuchado y poder expresar mis miedos, y mis dudas. A pesar de que en mi casa saben mi preferencia sexual y puedo hablarlo abiertamente con mi familia y amigos. Quiero conocer a otros chicos y chicas que puedan comprenderme. Eso se puede solucionar porque hace unos días casualmente encontré en Facebook una asociación civil llamada “Cuenta Conmigo”.

Es un grupo interesado en jóvenes gays, lesbianas y bisexuales.  Jóvenes que quieren conocer más sobre su sexualidad y estar más informados. Jóvenes interesados en su educación sexual, derechos humanos y salud sexual. Un grupo incluyente, sin discriminaciones, sin prejuicios y preocupado por el bienestar social e individual de cada uno. Un grupo dirigido por jóvenes para jóvenes. Donde no importa la edad que yo tenga sino las ganas de participar. Me encuentro muy entusiasmado de conocer “Cuenta Conmigo”.

Cada sábado realizan sus talleres muy cerca de metro Zapata, yo vivo cerca y por lo tanto he decidido hoy asistir. Quiero saber más sobre todo lo que realizan en “Cuenta Conmigo”. Puede ser que sea lo que he estado esperando desde hace mucho tiempo.

El día se ve increíblemente radiante y yo me siento muy bien. Me levanto temprano para que no se me haga tarde. Tomo un baño riquísimo bajo la regadera, me hago el desayuno y salgo de mi casa con muchas ganas de llegar a “Cuenta Conmigo”.

En mi viaje debo tomar el metro para llegar. En él veo que hay varias parejas del mismo sexo me provocan un poco de celos y coraje porque yo quisiera estar igual acompañado por alguien, sin embargo decido seguir mi camino yo solo.

Al llegar al centro comunitario donde se imparten los talleres me pongo un poco nervioso. No sé lo que vaya a suceder, pero ya di el primer paso: asistir a conocer. Una mujer se acerca a mí, me saluda, me abraza y me sonríe. Me da la bienvenida a Cuenta…, ella dice ser una de las mamis de uno de los chicos que asiste a Cuenta Conmigo, le da mucho gusto que yo haya llegado, dice que no me arrepentiré y yo simplemente sé agradecer y decir sí.

Algunos chicos y chicas se me quedan viendo y me sonríen. Se acercan y comienzan a convivir conmigo y yo con ellos, y ellas. Los jóvenes que imparten los talleres se acercan conmigo y se presentan, son muy agradables y divertidos.

Sus instalaciones son muy limpias, amplias y con mucha luz. Se respira confianza entre todos los que conforman el grupo. Los padres toman su taller en el mismo centro pero en otro espacio. Nos quitamos los zapatos, ya siento ser parte del grupo. Es mágico este lugar. Existe un circulo de la confianza para crear en cada uno confianza en los demás para poder expresarnos libremente.

Hoy van a ver una película sobre el amor. Una película que muestra distintas relaciones de pareja en las que cada una encuentra su felicidad de diferentes maneras. Algunas tienen problemas y aprenden a solucionarlos, algunas otras apenas están comenzando y otras más pueden encontrar el amor después de haber sufrido en sus relaciones pasadas para encontrar una nueva ilusión en su presente.

A mí me ha fascinado la película, pero a otros compañeros o compañeras no les agradó ver una película donde las relaciones sean solamente heterosexuales. Llegamos a la conclusión de que heterosexuales como homosexuales tenemos relaciones muy similares y todas las relaciones llegan a tener sus variantes. Sin importar las preferencias sexuales.

Algunos y algunas comienzan a contar de sus experiencias de pareja. Una chica lesbiana habla sobre su relación destructiva con su anterior novia con la que duró aproximadamente 3 años. Con ella vivió muchos momentos felices, pero se dio cuenta que la relación se estaba tornando destructiva. “Destructiva” es igual a: celos, mentiras, infidelidad, chantaje y desconfianza. Decidió terminar la relación y ahora se siente mejor con ella misma siendo soltera.

Un chico habla sobre la relación que está viviendo con su actual pareja y dice que a pesar de todos los problemas que llegan a tener. Él quiere seguir la relación. Le da miedo quedarse solo y perder a su novio. Sabe que está sufriendo porque él quiere pero también sabe que todo puede cambiar y mejorar para bien de ambos.

Ahora me doy cuenta de por qué estoy aquí y fue precisamente por esto: las relaciones de pareja. Mis parejas han sido muy diferentes cada una y aunque ya las he superado de alguna manera me siguen afectando. Mi última relación de pareja me hizo mucho daño y por eso me siento tan mal. Estoy aquí en un grupo de jóvenes a los que puedo contarles parte de mi vida perdiendo el miedo y decidiendo ser libre para expresarme.

Levanto la mano y comento mi experiencia. Cuento que mi última relación, a pesar de haber comenzado bien, no terminó de la mejor manera. Mi ex no me dijo por qué terminaba conmigo y su excusa era poco creíble. Vivo en una sospecha continua de saber el por qué. Varios de los chicos me cuentan sus experiencias y me dan ideas de cómo ellos y ellas han solucionado sus problemas de pareja cuando ésta termina.

Me siento más tranquilo y apoyado. Aún me falta mucho por trabajar en mi sexualidad y mis relaciones, pero desde ahora ya no podré ver mi vida de la misma manera. Hoy he aprendido a aceptar más mi sexualidad, aceptar las diferencias que existen entre todas las parejas y que todas son valoradas y respetadas por mi parte.

Al acabar la sesión de hoy nos despedimos y nos damos un aplauso por haber asistido y compartido entre nosotros parte de nuestras vidas. Porque todos aprendimos algo y nos divertimos mucho. Nosotros y nosotras somos los jóvenes de la diversidad sexual del mañana de México y del mundo.

Un grupo para que cada quien venga a conocerse individualmente y para relacionarnos entre todos y todas. También venimos a pensar en la sociedad que nos rodea. Cómo deseamos cambiarla y qué hacemos para lograrlo. Es algo ambicioso pero algún día, muy pronto lo vamos a lograr y vamos a tener un mundo mejor con personas más amorosas.

Mi viaje de regreso a casa ahora es distinto. Veo las parejitas por la calle y en el transporte y ya no me provocan rencor. Puedo verlos sin celos, ni coraje. Acepto que estoy viviendo un momento de mi vida sin una pareja y estoy soltero. Pero disfruto esta soltería porque sé que puedo ser igualmente muy feliz sin la compañía de alguien a mi lado.

Aparte tengo a mi familia y amigos con los que me puedo divertir. Yo cuento con Cuenta Conmigo y eso vale mucho para mí y disfrutaré de mi semana esperando ansioso que vuelva a ser sábado para volver a convivir con mis nuevos compañeros. Nuestros caminos se han cruzado y podemos caminar juntos para crear mejores vínculos.

Nos interesa tu opinión