Para Miguel Ángel Mancera

Por • 21 May 2012 • Por mis derechos

El académico y columnista Genaro Lozano se dirige a Miguel Ángel Mancera, candidato al gobierno del Distrito Federal por el Partido de la Revolución Democrática, para pedir que no modifique el rumbo de la política en materia de diversidad sexual que la capital del país ha emprendido.

Por Genaro Lozano*

Quienes habitamos esta ciudad reconocemos los profundos cambios que se han generado en ella en los últimos quince años. No puede negarse que hoy la Ciudad de México es vanguardia no solo a nivel nacional, sino también internacional con respecto a la inclusión. Ser gay, lesbiana, bisexual o transexual en la Ciudad de México hoy es sinónimo de ser un ciudadano o ciudadana con obligaciones como todos los demás, pero también con derechos como todos y todas las demás.

Los avances logrados en el Distrito Federal no han sido gratuitos.  En esta ciudad se dio la primera salida del clóset forzada, aquella que Carlos Monsiváis llamara la Gran Redada de los 41, en 1901. Aquí en 1978 nació el primer colectivo que marchó en Tlatelolco ondeando una bandera del arcoiris. Aquí se abrieron los primeros bares y discotecas que desafiaban las razzias policíacas. Esta ciudad fue el epicentro de la pandemia del Sida también en esa década. La Ciudad de México tuvo las primeras leyes anti discriminación del país, las primeras representaciones legislativas lésbico-gays, las primeras leyes de uniones civiles de América Latina, los primeros avances legislativos sobre leyes de identidad de genero, y por supuesto, la primera ciudad latinoamericana en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo, entre otras cosas.

Ninguno de esos avances ha sido por generación espontánea. Todos son producto de deliberación para construir una ciudad respetuosa, incluyente y liberal. El trabajo de generaciones de activistas históricos del feminismo, y de la diversidad sexual, y aquí reconozco al menos a dos, Gloria Careaga y Alejandro Brito, pero también gracias al apoyo de aliados en partidos políticos de izquierda. Desde la apertura del extinto PRT a las primeras candidaturas a gays y lesbianas en 1982, hasta la llegada a la Asamblea Legislativa del DF de David Razú y sin duda al apoyo valiente y contundente de Marcelo Ebrard y del PRD capitalino a la diversidad sexual.

Muchos avances que han convertido a la Ciudad de México en pionera en el país, en un marco adverso a nivel nacional. Ahí están las cifras que año con año nos advierten sobre asesinatos, golpizas y violencia verbal contra personas por el simple hecho de ser gays, lesbianas, bisexuales o trans. Ahí han estado también la negativa del gobierno federal de decretar el 17 de mayo como el día nacional contra la homofobia, ahí está también Felipe Calderón, quien pasará a la historia como el presidente que usó las instituciones del Estado para negar derechos a las parejas del mismo sexo. Como el hombre que no supo ver lo que sus pares como Cristina Kirchner en Argentina o como Barack Obama en Estados Unidos entendieron: el deber de un presidente es incluir y no excluir.

¿Y qué sigue? La agenda de la diversidad sexual en la Ciudad de México no se acaba con lo que ya existe. Esta Ciudad debe seguir poniendo el ejemplo. Y ya aquí se han mencionado algunas propuestas para quien muy probablemente gobernará nuestra Ciudad del 2012 al 2018.

Doctor Mancera tú ya ha estado al frente de la toma de decisiones en esta Ciudad como Procurador. Tú has sido también un claro aliado de la diversidad sexual. Si algo ha hecho la diferencia en años recientes para conseguir avances ha sido la apertura y el apoyo del Jefe de Gobierno a políticas de trato igualitario y a los derechos LGBT, que no son sujetos de consultas públicas.

El compromiso que ha tenido Marcelo Ebrard debe continuar en caso de que ganes la Jefatura de Gobierno, eso debe quedar muy claro, que no basta con que te reúnas hoy con grupos de la diversidad sexual. No basta con que te tomes la foto o con que en tu página web haya un compromiso para fortalecer los derechos de la comunidad LGBTTI. Tu compromiso debe ser el de la continuidad en este sentido.

Lo que hoy toca es construir una agenda en materia de diversidad sexual para los próximos seis años.

En la Ciudad ya se han dado pasos para construir una cultura de respeto y libre de homofobia. Aquí ya existe todo un marco jurídico y de instituciones que atienden los problemas de las poblaciones LGBTTTI. En Ciudad de México no se necesita corporativizar o volver un sindicato al movimiento de la diversidad sexual. Lo que hay son leyes buenas, pero perfectibles, instituciones nobles, pero ineficientes.

Ahí está por ejemplo la Dirección General de Diversidad e Igualdad Social en la Secretaría de Desarrollo Social que no ha logrado trabajar transversalmente, coordinar o sistematizar toda la información que se genera en todas las dependencias del Distrito Federal con respecto a la diversidad sexual para poder tomar decisiones respaldadas con información.

Por ello, la apuesta debe ser clara y dirigirse a fortalecer el Consejo para Prevenir  y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED),  para que éste pueda realizar lo que no se ha logrado en la dirección general mencionada.

El COPRED debe ser capaz de coordinar el trabajo en torno a la diversidad sexual de todas las dependencias del Distrito Federal de manera transversal y de elaborar en los próximos tres años un primer estudio en la Ciudad de México sobre ¿quiénes son? ¿dónde están? ¿cómo viven? ¿cuáles son sus ingresos? ¿cuáles las necesidades de las poblaciones LGBTTTI de la Ciudad de México? Ello con el objeto de poder formular una agenda de políticas públicas de trato igualitario que sean respaldadas por datos duros.

El trabajo del COPRED debe ser acompañado por un Consejo Consultivo que de forma honoraria periódicamente asesore y evalúe el trabajo del COPRED en la materia, tal y como se había formulado en el programa general de gobierno 2007-2012 con respecto a la Secretaría de Desarrollo Social y que ahí se quedó.

Mientras que a nivel federal se han frustrado los intentos por abrir el censo con dos o tres preguntas específicas sobre poblaciones LGBTTTI, la Ciudad de México debe seguir siendo vanguardista y realizar un primer estudio así.

Este 2012 el PRD, que ha sido el gran aliado de la diversidad sexual en la Ciudad de México, se cerró a las candidaturas LGBT. Ahora los activistas de la diversidad sexual tendrán que volver a empezar de cero, a buscar aliados en los distintos órganos legislativos del país y a la espera de que toque nuevamente la suerte de encontrar interlocutores abiertos al diálogo  como fueron David Razú y Maricela Contreras en la Asamblea Legislativa.

Este 17 de mayo es el primer evento público que realizas como candidato en el que nos prometes seguir siendo un aliado de la diversidad sexual. Esperemos que de aquí te vayas con compromisos claros y que la puerta siga abierta a la diversidad sexual en la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Hoy da gusto ver cómo se ha ganado una batalla cultural en la Ciudad de México. Así ha quedado ya demostrado incluso con el hecho de que ahora en los debates que has sostenido con las candidatas Beatriz Paredes e Isabel Miranda no hay nadie que hable en contra de los derechos de la diversidad sexual. La diferencia es que a ellas no les creo y a ti sí. Tú sí tienes un partido y una historial de trabajo que respalda las palabras, pero éstas deben continuar.

Ojalá te conviertas también, Doctor Mancera, en el primer candidato a ese cargo en asistir a la marcha del orgullo de esta Ciudad, una de las más grandes por cierto, o en su defecto que lo hagas, si el voto te favorece,  como Jefe de Gobierno. Los logros alcanzados en esta Ciudad deben ser presumidos con orgullo, con contundencia por quienes han sido sus aliados, como tú lo has sido.

Te deseo mucha suerte.

*Genaro Lozano es candidato a Doctor en Ciencia Política y coautor de los libros Same Sex Marriage in the Americas y Marriage Equality in the Americas. Profesor en el ITAM y editorialista en Grupo Reforma.


Nos interesa tu opinión