Letra S 188 – Marzo 2012

Por • 01 Mar 2012 • Suplemento digital

La mano santa Desde 2005, año en que Benedicto XVI inició su papado, el Vaticano impulsó propaganda a escala mundial en contra de los avances legislativos en materia de derechos de las mujeres y de la diversidad sexual, auspiciada por grupos conservadores cercanos a la Iglesia católica. México no es la excepción: ante las reformas […]

La mano santa

Desde 2005, año en que Benedicto XVI inició su papado, el Vaticano impulsó propaganda a escala mundial en contra de los avances legislativos en materia de derechos de las mujeres y de la diversidad sexual, auspiciada por grupos conservadores cercanos a la Iglesia católica. México no es la excepción: ante las reformas en el DF que despenalizaron el aborto y legalizaron el matrimonio igualitario, la jerarquía de la Iglesia católica y partidos políticos han obstruido avances similares en otras entidades del país.

La laicidad como espacio público

El carácter laico del Estado mexicano se encuentra frente a una encrucijada. Mientras un grupo de diputados ha aprobado agregar el adjetivo “laica” para definir a la República en la Constitución, otro votó a favor de ampliar la “libertad religiosa”, abriendo paso a los actos de culto en espacios públicos y otras participaciones de las iglesias en la vida pública. Ambas iniciativas esperan ser debatidas en el Senado, por lo que este recinto legislativo convocó al Foro de Análisis y Reflexión sobe la Reforma al Artículo 24 Constitucional. Durante la reunión, el investigador Felipe Gaytán Alcalá se abocó a definir los alcances y los límites del Estado laico y más aún, de la laicidad como concepto en sí mismo.

Somos familia

Las familias homoparentales siempre han existido. Han sido una minoría que con el paso de los años y algunos sucesos libertarios gestados desde la sociedad civil, han comenzado a salir a la luz.

2 Comentario to “Letra S 188 – Marzo 2012”

  1. Rocío Casillas dice:

    Me parece de muy mal gusto poner a Benito Juárez la tiara del Papa. Cada uno es libre de pensar y escribir lo que quiere, pero la libertad tiene límites y el atacar a la Iglesia Católica sólo porque no creen, no me parece ético, ni profesional. Recuerden que la libertad termina cuando empieza la de los demás. Aprendamos a respetar.

  2. francisco dice:

    manden informacion a mi mail de todos sus suplementos

Nos interesa tu opinión