Con la hormona alborotada

Por • 06 Sep 2011 • DiSEXiones

El deseo sexual llega en la pubertad, cuando las hormonas aparecen y la testosterona comienza a cambiar no sólo nuestro cuerpo, sino también la manera en la que vemos al compañero o a la compañera. Comenzamos a preguntarnos qué se sentirá el tocar, besar, acariciar, tener relaciones sexuales, comenzamos a sentir muchas ganas de explorar no sólo nuestro cuerpo, sino también el de alguien más.

Por Martha Muñoz*

El deseo sexual llega en la pubertad, cuando las hormonas aparecen y la testosterona comienza a cambiar no sólo nuestro cuerpo, sino también la manera en la que vemos al compañero o a la compañera. Comenzamos a preguntarnos qué se sentirá el tocar, besar, acariciar, tener relaciones sexuales, comenzamos a sentir muchas ganas de explorar no sólo nuestro cuerpo, sino también el de alguien más, sensaciones que nos prenden y nos “alborotan la hormona”. Y esta sensación nos acompañará el resto de nuestra vida.

He escuchado a adultos decir a los adolescentes que deben esperar para tener relaciones sexuales a que sean mayores de edad, estén casados o con una pareja establecida; como si en el matrimonio no se diera el contagio de infecciones de transmisión sexual ni embarazos no planeados.

Si nos pusiéramos a hacer una encuesta en las familias sobre cuantos hijos, primos, sobrinos, fueron realmente planeados y cuántos son el resultado de una noche de pasión y lujuria, o de una calentura de un rato, quedaríamos realmente sorprendidos. Si has escuchado comentarios como “fue el pilón”, “esta (e) chamaca (o) llego sin avisar”, “yo sólo quería dos, pero ya ni modo”. Parejas mayores de 30 años que se han casado porque la mujer estaba embarazada, son casos en donde los adultos se dejaron llevar porque se les alborotó la hormona.

Si nosotros, siendo adultos, nos dejamos llevar por el deseo sexual ¿Por qué se critica y juzga tan duramente a los jóvenes cuando les pasa? ¿No sería mejor aceptar que el sentirlo es algo biológicamente normal?, presente tanto en animales como en los seres humanos. Entonces ¿por qué no enseñarles a nuestros adolescentes que el sentir deseo sexual es algo natural? Que a todos nos pasa sin importar si eres joven o viejo y que puedes disfrutar de él a cualquier edad. Claro que la conducta sexual humana se encuentra bajo un mayor control mental y social, por lo que tiene un gran peso el aprendizaje de experiencias anteriores, la cultura, la educación.

El deseo sexual nos permite excitarnos por diferentes situaciones o diferentes partes del cuerpo. Podemos comenzar con besos y abrazos y dejarnos llevar hasta tener una relación sexual con penetración. Sin embargo, la sociedad nos dice que si eres menor de edad no tienes derecho ya que aún eres un(a) niño(a); la moral, que la mujer “decente” no puede tener relaciones sexuales; el hombre debe de “respetar” a la chava para no traicionar la confianza que le deposita la familia de la chica. Sin olvidar la doble moral. La religión nos dice que sólo en el matrimonio puedes disfrutar del deseo sexual. Si eres soltero(a) y te dejas llevar por él, serás un(a) promiscuo(a), además de correr el riesgo de embarazo o contraer alguna infección de transmisión sexual. Puede haber jóvenes que han aprendido a controlar, regular o reprimir ese deseo sexual, ya sea por miedo, convicción, creencias o tabú, pero también hay quienes en una situación dada, el deseo y la excitación es mayor, “no piensan con la cabeza” porque “tienen muchas ganas” y eso no los hace unas malas personas o indecentes.

No estoy diciendo que los púberes o adolescentes deben tener relaciones sexuales porque la biología se los pide, sólo que es importante decirle a los chicos(as) que en varios momentos de su vida van a sentir muchas ganas de tener relaciones sexuales y que esto es normal, es algo sano; no basta con decirles “aguántate” o “cuídate”, hay que darles opciones, pero que no sean duchas de agua fría o rezarle al santo de cabecera; es mejor conocer sobre el sexo seguro y sexo protegido; instruirlos en el uso del condón, que practiquen el ponerlo y quitarlo así como acostumbrarse a traer uno ya sea en un porta condón, en una cajita en la bolsa del maquillaje, etc., para que estén preparados en el momento en que “se dejen llevar porque se les alborotó la hormona”. El traer un condón en la bolsa no quiere decir necesariamente que tienen que usarlo a la voz de ya, sino que lo usen precisamente cuando no puedan pensar, que tengan una herramienta a la mano que les ayude a cuidar su salud sexual cuando “tengan muchas ganas”, porque el deseo sexual está presente y el negar que existe es negar una parte importante de nosotros mismos.

“El deseo sexual, se refiere al interés en la actividad sexual, que conduce al individuo a buscar la actividad sexual o a ser receptivo de manera placentera hacia tal actividad (Kaplan, 1995)”

* Psicóloga social. Autora del blog http://laedaddelapunzada.blogspot.com

6 Comentario to “Con la hormona alborotada”

  1. GONZALO GERARDO RAMÍREZ NAVARRO dice:

    Sí, seguimos con ese doble discurso. Hay un miedo a enfrentar lo que sentimos y el ser humano prefiere estar estancados en ese discurso castrante. Se les olvida a esos adultos que también fueron adolescentes y que padecieron esas mismas situaciones y que no les sirvio para no disfrutar de sus sexualidad.

    Hasta muy pronto,

  2. Gabriela dice:

    Martha muy buen articulo 🙂 Felicidades!!!
    Estoy de acuerdo con tus puntos de vista , es una pena que el tema de la sexualidad es un tabú y que ha sido manipulado por el ámbito de la religión y político-social, basados en una sociedad machista manejando como algo sucio o malo..
    Estoy segura que estas lecturas ayudaran a muchos adolescentes …
    Un abrazo !!!

  3. Margaret dice:

    Un excelente artículo que me llenó de tranquilidad. Gracias

  4. juan camilo dice:

    cm aser para contorlar las hormonas en una relacion y q podemoas aser paralas relaciones suxuales

  5. juan camilo dice:

    cm aser para contorlar las hormonas en una relacion y como aser para esplicarle ala areja como cuidarnos y no tener riesgos de q quede en envarazo
    q podemos utilizar para cuidarnos y como podemos de sirles alos padres q tenemos relaciones sexuales

  6. Letra S dice:

    Hola Juan Camilo,
    Te recomendamos que le eches un ojo a nuestro texto ¿Y ahora qué hacemos? Adolescentes, embarazos y otros riesgos.

Nos interesa tu opinión