Letra S 180 – Julio 2011

Por • 07 Jul 2011 • Suplemento digital

En el contexto de la guerra contra el crimen organizado que lleva a cabo el gobierno federal, la mayoría de las víctimas letales son hombres. Sin embargo, son las esposas, las madres, las compañeras de esos hombres quienes han tenido que tomar el liderazgo para buscar justicia y proponer opciones alternativas que den un giro a la estrategia federal. Sus historias de vida son una muestra de la forma en que el panorama de violencia ha trastocado las vidas de personas comunes, que se ven obligadas a hacer cosas extraordinarias.

Mujeres coraje

La violencia en el país duele, pero hay esperanza en mujeres que no se quedan de rodillas y con las lágrimas escurridas ante sus heridas. Al contrario, son mujeres que se levantan, gritan y exigen justicia. Relatos de la tragedia por la violencia hay muchos, tantos como atrocidades en un país de impunidad y guerra, pero aquí se presenta la vida de cuatro mujeres de diferentes estados, de distintas edades, que no se conocen entre sí, pero que tienen en común el ser mujeres coraje. A Alicia Leal le tocó convertirse en heroína de otras mujeres maltratadas por sus propios seres amados, a Leticia le mataron a su Rafael en un operativo de la policía del Distrito Federal; a Luz María los sicarios le asesinaron a sus hijos Marcos y José Luis en la matanza de 15 jóvenes en una fiesta en Ciudad Juárez; a Cynthia Salazar los soldados la balearon en una carretera en Tamaulipas y dejaron sin vida a sus pequeños Martín y Bryan.

Nuevo rumbo en la respuesta al VIH

De emergencia mundial y “uno de los desafíos más graves para la vida y la dignidad del ser humano” en 2001, el VIH pasó a ser “una catástrofe humana sin precedentes” en 2006 y se ha mantenido así hasta 2011. Con estas palabras la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha definido al sida, que el 5 de junio pasado cumplió tres décadas de haber sido documentado por primera vez. Los adjetivos aparecen al inicio de tres Declaraciones que, con diferencia de cinco años entre ellas, han marcado el rumbo de la respuesta a la pandemia, al reconocer que se trata de una problemática compleja que involucra no sólo al sistema de salud, sino a los esquemas económicos y a la sociedad civil en general.

Pacto nacional contra el sida

En este artículo de opinión, el doctor Jorge Saavedra, ex director del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida, retoma la importancia del reciente hallazgo científico que comprueba que las personas en tratamiento antirretroviral tienen menos posibilidades de transmitir el VIH a sus parejas que aquellas que no toman esa terapia. A partir de ello, propone un pacto nacional para encaminar la respuesta al sida en el país a conseguir que toda aquella persona que necesite ser tratada contra el sida pueda acceder al tratamiento.

Nos interesa tu opinión