- Letra S - http://www.v1.letraese.org.mx -

Capacitarán a facilitadores de grupos contra violencia masculina

[1]

El ambiente de violencia y la fuerza que ha cobrado el crimen organizado en México ayudan a reafirmar la masculinidad hegemónica, considera Ricardo Ayllón, miembro fundador de Género y Desarrollo A.C. (Gendes), organización que trabaja para erradicar la violencia masculina. “Actualmente esa violencia se relaciona con el dinero, el poder, las armas”, observa, y advierte que el nivel de agresividad que se ejerce es muy alto. “Es necesario redoblar esfuerzos porque lo poco que se había avanzado (en la equidad de género) se ha ido perdiendo”.

Gendes comenzó a trabajar en 2003, formando grupos de terapia para hombres que deseaban controlar su ira, una ira que descargaban principalmente en sus parejas o sus familiares cercanos.

Terapia para el autocontrol

No es fácil que los varones quieran renunciar a los privilegios que les da su género, apunta Ayllón, pero en ciertas circunstancias están dispuestos a hacerlo. “Por lo general, los hombres que llegan con nosotros están en crisis porque sus parejas ya los han dejado”, comenta en entrevista con Letra S. “Llegan con mucho enojo, pero detrás de ese enojo lo que hay es miedo”.

El primer paso para integrarse a la terapia de grupo es observar una de las sesiones, donde los hombres con mayor antigüedad comparten con los nuevos sus experiencias. Si el varón acepta quedarse, el trabajo terapéutico se divide en dos etapas. En la primera, el objetivo es responsabilizarse por la propia violencia, para luego poder identificar y reconocer los signos corporales del momento previo a que estalle un episodio violento. No se trata de un trabajo sencillo, toma alrededor de seis meses.

En la segunda etapa, los hombres trabajan con sus emociones, desarrollan habilidades de comunicación, de intimidad y de honestidad, lo cual les lleva alrededor de un año.

El psicólogo explica que no todos los hombres permanecen en los grupos de terapia; de hecho, tienen una deserción de alrededor de 40 por ciento. Las razones son diversas, pero una de ellas es que “el trabajo en el grupo es confrontativo, pero es así porque la violencia lo es”, y no todos los hombres se sienten cómodos en un proceso que deben compartir con otros, o consideran que el modelo terapéutico es demasiado “rígido”.

Quienes se quedan pertenecen a todos los estratos socioeconómicos y niveles educativos, “desde hombres con doctorados hasta hombres que desempeñan oficios”.

Los hombres que estén interesados en integrarse a los grupos terapéuticos pueden llamar al 5584 0601. Las sesiones se realizan los lunes de 19:00 a 21:00 horas, los sábados de 10:00 a 12:00 horas o los jueves en el mismo horario matutino.

Capacitación para facilitadores

“No estamos en contra de sancionar”, dice Ayllón, “sin embargo, es equivocado no dar apoyo a los hombres que ejercen violencia”. Por eso, Gendes busca concientizarlos, reeducarlos en su forma de ser hombres. Hasta hoy, dice el psicoterapeuta, sólo ocho estados de la República tienen programas de atención para estos varones. “Hay quienes piensan que los hombres no cambian y que no vale la pena invertir en ellos”.

Por ello, el creador del modelo de atención que aplica la organización, Antonio Ramírez, impartirá un taller para capacitar nuevos facilitadores del llamado modelo CECEVIM-Gendes. La organización está interesada en sistematizar los logros de la intervención, así que pedirá a los participantes contribuir con información de los resultados que obtengan para evaluar el éxito del modelo.

La capacitación se impartirá del lunes 11 al sábado 16 de julio, en instalaciones de la delegación Tlalpan, y está dirigido a hombres y mujeres terapeutas, integrantes de organizaciones civiles, trabajadores del gobierno, entre otros. El costo de recuperación por el curso es de $3,500. Más información al teléfono 5584 0601.